EN ACTO PÚBLICO EN BOGOTÁ, EL GRUESO DEL MOVIMIENTO SINDICAL DIJO SÍ A LA REELECCIÓN DE SANTOS

37

-Firman acuerdo de voluntades de 8 puntos, el primero la consecución de la paz-

-Calculan que el 90% del sindicalismo del país apoyaría al presidente candidato-

Frases de sindicalistas en el acto
(…)

“En los batallones hay personas equivocadas que no entienden el derechos a la paz, y desgraciadamente están oponiéndose a que usted, presidente Santos, continúe este camino hacia la paz… No más chuzadas, no más persecuciones, no más no a la libertad sindical y la negociación colectiva”, María Clara Baquero, presidente de Asodefensa, sindicato del Ministerio de Defensa.

-“Hace cuatro años había un gobierno que despreciaba los derechos de los trabajadores”, recordó Santos-

Momento en que Santos se dirige a los más de 300 sindicalistas asistentes al acto


Mediante la firma de un acuerdo de voluntades plasmado en 8 puntos, en el que el primero es la continuidad del proceso de paz, un importante grupo de dirigentes de las centrales sindicales y sindicatos independientes protocolizaron el respaldo a la candidatura presidencial de Juan Manuel Santos.

El acto de adhesión se cumplió ayer lunes en el Claustro de la Enseñanza, al norte de Bogotá, donde, por parte de la campaña Santos, participaron el mismo candidato-presidente y quien fuera su Ministro de Trabajo, Rafael Pardo. Y por parte del movimiento sindical llevaron la vocería Francisco Maltés, de la CUT; Víctor Peña, por la CTC; Sérvulo Bautista, de la CGT; y en representación del sindicalismo independiente María Clara Baquero, directiva de Asodefensa, sindicato del Ministerio de Defensa.

Lo que dijo Santos

En su discurso, Santos agradeció y ponderó el hecho de que, por encima de las diferencias ideológicas y políticas que se puedan tener, el movimiento sindical haya comprendido con madurez el momento político:

“La oportunidad única y última para lograr la paz después de 50 años de guerra”, para —en clara alusión a su antecesor Uribe—, cambiar la cultura de “la guerra y el odio” por una cultura de la paz; un cambio del “todo vale” sin que importe qué, por una cultura del “juego limpio”, del respeto a las instituciones y a los derechos humanos.

Porque el domingo —insistió— no se votará por “un simple cambio de gobierno”, sino que va a determinar un “talante”, una forma de vida durante muchas generaciones. Y defendió la manera como su gobierno ha encarado el proceso de paz, de una manera “cuidadosa, profesional, bien planeada, con método”.

También dijo que los trabajadores y los sindicatos y sus derechos deben ser una prioridad para cualquier política económica y social, y recordó lo que su gobierno ha hecho en ese campo, como la creación del Ministerio del Trabajo, por ejemplo, que el gobierno antecesor despareció. Además resaltó el nombramiento de un líder obrero y social como Angelino Garzón como su fórmula vicepresidencial.

Y en otros apartes de su discurso, Santos señaló:

“Si se hace una composición de lugar frente a lo que había hace 4 años, hay un abismo de distancia. Hace 4 años había un gobierno que despreciaba los derechos de los trabajadores, que le parecía que los sindicatos no debían existir, e inclusive hasta tenían listas para eliminar líderes sindicales. Mi gobierno ha querido corregir eso a través de acciones concretas, de restablecimiento de derechos y la suma de otros nuevos, que hemos venido incorporando de los tratados de la OIT, la duplicación del número de inspectores de trabajo; la legislación que hemos aprobado en el congreso; la negociación colectiva dentro del propio Estado; el esfuerzo institucional para mantener la seguridad de los dirigentes sindicales. No descansaré hasta que no haya ni un solo homicidio de sindicalista”.

“La extrema derecha de este país quiere la guerra porque vive de manipular el miedo. La guerra produce miedo y el miedo es manipulable, y la extrema derecha a través de la historia ha sabido utilizar ese miedo políticamente. La paz nos permitirá desencadenar procesos que nos hagan un país mucho más justo, con oportunidades reales para todos”.

“Esta democracia está evolucionando y no vamos a permitir que otros que quieren una democracia débil y excluyente se salgan con la suya”.

Los 9 puntos del acuerdo de voluntades
En el primer punto la dirigencia sindical manifiesta su respaldo al proceso de negociación para una salida del conflicto armado que se adelanta entre las FARC y el Gobierno, y la perspectiva de conversaciones con el ELN.

En los otros siete puntos los sindicalistas le solicitan al presidente que, de ser reelecto, trabaje por la equidad social, el fortalecimiento de lo público, la defensa de los derechos humanos y ciudadanos fundamentales, propósitos éstos que deben contribuir a la paz.

photo-1
Implementar el Trabajo Decente, activar el empleo industrial y agrario, eliminar las formas de tercerización laboral, instituir un Estatuto del Trabajo en torno a la libertad sindical, la negociación colectiva, la mediación y la huelga, y que para el sector público se revisen las leyes 50 de 1990 y 789 del 2002.

Amplia y fortalecer la educación pública de calidad en todos sus niveles, dignificando la profesión docente, mejorando las condiciones laborales y de bienestar de los maestros.

La salud como un derecho a cargo del Estado, con énfasis en la prevención y la atención a los más desprotegidos; una política de salubridad que priorice el agua y el alcantarillado con cubrimiento universal; que a los trabajadores de la salud les garantice estabilidad, mejores ingresos y nivel de vida.

Pronta y cumplida justicia para todos, que se elimine la impunidad, mejore la seguridad, la convivencia ciudadana y se combata la corrupción.

Promover condiciones que permita a la población rural permanecer en el campo con dignidad, como garantía para la seguridad alimentaria del país

photo-3

No hay comentarios